¿Qué es y cómo funciona la fianza en los alquileres?

La fianza es uno de los elementos más importantes a la hora de alquilar una vivienda. Normalmente a los inquilinos les surgen dudas sobre el «depósito fianza«. En muchas ocasiones, el precio es muy alto y desconocemos el motivo de ello. Hoy te dejamos toda la información sobre como funciona el depósito fianza y como recuperarlo tras finalizar el alquiler.

Funcionamiento de la fianza

  • La fianza de alquiler es un depósito obligatorio que el inquilino debe ingresar al propietario.
  • El propietario, a su vez, deberá devolver la fianza al inquilino al finalizar el contrato de alquiler.
  • Este depósito además puede darse como garantía de dos mensualidades.
  • El propietario, por lo tanto, está obligado por ley a devolver la fianza en un plazo determinado por el ayuntamiento.
  • Cada comunidad autónoma se encarga de gestionar la fianza con su organismo correspondiente.
  • En la comunidad Valenciana, el organismo encargado de gestionar este depósito es el Registro de la Dirección Territorial.

Cómo pagar la fianza

A la hora de depositar la fianza, el propietario tiene que entregar esa cuantía al Registro de la Dirección Territorial junto al formulario correspondiente. Esta gestión debe ser realizada en un plazo de un mes desde la firma del contrato. En caso de no realizar esta gestión, el propietario será sancionado con una multa proporcional a la cuantía de la fianza. Dicha multa puede ascender a miles de euros, en las comunidades autónomas donde se considera infracción grave.

Cuando el contrato de alquiler finaliza

Para tener el derecho de recuperar la fianza el inquilino deberá avistar de la finalización del contrato de alquiler en un plazo de 30 días. También deberá solicitar la devolución de la fianza a la comunidad autónoma. Durante el plazo de 30 días el propietario deberá comprobar si su propiedad está en las mismas o equivalentes condiciones en las que alquiló la propiedad. En caso de que haya necesidad de realizar reparaciones y arreglar desperfectos, podrá restar el dinero necesario de la fianza.

Lo mismo ocurriría si hubiera impagos de alquiler o el inquilino deja deudas en el pago de suministros. No obstante, el propietario deberá demostrar que ha empleado ese dinero en el pago de esas facturas. Cualquier desperfecto que detecte el propietario deberá demostrar mediante facturas el dinero a restar de la fianza. Lo que recomendamos en Inmobiliaria Núcleo, tanto a los inquilinos como a los propietarios es que ambos realicen fotos de antes de alquilar la propiedad. De esta manera podemos demostrar cualquier desperfecto que hubiera antes del contrato de alquiler.