Nuevo valor de referencia catastral

Según el Portal de la Dirección General del Catastro, la referencia catastral es el identificador oficial y obligatorio de un inmueble. Este código, compuesto por letras y números es asignado por el Catastro para que designe, de forma única, el lugar en el que se encuentra dicho inmueble en el mapa del Catastro. La referencia catastral consiste en 20 números y es obligatorio que figure en algunos documentos como instrumentos públicos, mandamientos, resoluciones jurídicas, expedientes, resoluciones administrativas, contratos de suministros, etc. A partir del 2022 entrará en vigor un nuevo valor de referencia catastral, con la finalidad de prevenir y luchar contra los fraudes.

Nuevos parámetros

El valor de la referencia catastral, un indicador que originalmente proviene de todos los precios de las compraventas de un inmueble, tiene unos nuevos parámetros de cálculo. Este valor (tanto el actual como el que se aprobará en el futuro) no afecta en absoluto al valor catastral y tampoco al precio que debemos pagar por el IBI o los demás impuestos, sino que afecta principalmente a los Impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentales (ITP y AJD) y sobre Sucesiones y Donaciones (ISD). En el cálculo de los ITP, AJD e ISD el valor de referencia actúa como la base imponible.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha cambiado el valor de referencia catastral para que afecte a la hora de abonar dos impuestos, es decir, el ITP y el AJD o el AJD y el ISD. Este nuevo valor de referencia catastral solo afectará a las viviendas que se compren a partir del año 2022 y no afectarán en absoluto a las viviendas que se hayan adquirido antes. Como podemos observar este nuevo valor de referencia afecta sobre todo a los compradores y podremos conocer el precio del mismo de forma sencilla, accediendo a la Sede Electrónica del Catastro.

Probablemente, te preguntarás por qué Hacienda ha tomado la decisión de aprobar esta ley. La razón principal para aprobar esta ley es que antiguamente las personas, a la hora de vender un inmueble, escrituraban una parte del precio y el resto lo pagaban en dinero negro. Este cambio tiene una desventaja sobre aquellos inmuebles que tienen un valor de referencia superior al valor del mercado. Ante esta problemática el Catastro intenta suavizar la situación afirmando que el valor de referencia catastral no superará el valor de mercado, ya que su uso como base imponible no aumenta la tributación.