Comprar o alquilar. ¿Cuál es la mejor opción?

Si está pensando en alquilar o comprar una vivienda y no sabes cuál es la mejor opción lo primero que tendrás que hacer es pensar en cuáles son tus posibilidades y en las ventajas e inconvenientes de cada opción. Es una decisión difícil de tomar, pero en Inmobiliaria Núcleo te podemos asesorar para que descubras cuál es la mejor opción.

Tus posibilidades

A la hora de comprar una vivienda necesitarás contar con algunos requisitos para que el banco te pueda dar el préstamo hipotecario. Es muy importante contar con un al menos un 30% de lo que cuesta la vivienda para que tengas una base para los gastos. Además, necesitas un 20% para pagar parte de la vivienda, ya que actualmente los préstamos que se conceden son de un 80% del precio de la vivienda. No obstante, en Inmobiliaria Núcleo podemos conseguir hasta el 100% de tu préstamo hipotecario.

No obstante, si cuentas con cualquier entidad financiera necesitará cumplir con un muy buen perfil económico (no tener otros préstamos pendientes de pagar, no tener deudas, tener un contrato laboral indefinido y unos ingresos altos). Nuestros expertos en financiación pueden asesorarte para que consigas tu hipoteca con las mejores condiciones posibles.

¿Es un buen momento para comprar?

Si después de analizar tu situación y tus posibilidades tienes los requisitos de comprar una vivienda, podemos comenzar a preguntarnos si es el momento adecuado para comprar. El mercado inmobiliario fluctúa y está en constante cambio. Pero además de las circunstancias externas, referentes al mercado inmobiliario, también debes considerar si a ti te conviene comprar una vivienda o no.

Algunas preguntas que deberías formularte a ti mismo son si quieres vivir en esa vivienda a largo plazo, si tienes pensado mudarte a otra ciudad, si tendrás una buena posición económica o si tendrás que cambiarte de trabajo.

Alquilar un inmueble

Lo bueno de alquilar una vivienda es que no tendrás que asumir tantas responsabilidades como cuando la compras. Además, en caso de que no puedas conseguir el préstamo de la hipoteca es la mejor manera de seguir ahorrando hasta que puedas hacerlo. Cuando alquilamos una vivienda además podremos mudarnos cuando consideremos adecuado. Por lo que, si tu trabajo te requiere mudarte de vez en cuando, el alquiler es una buena opción.

Una desventaja de alquilar es que cuando tenemos una hipoteca tenemos una inversión asegurada y un techo mucho más asegurado que el de un alquiler. Además, el pago mensual de la hipoteca suele ser mucho menor que el de un alquiler.